AT LANGUAGEWORLD

Metaverso: ¿es posible traducirlo?

Traducir el metaverso

¿Te imaginas un mundo digital en el que ya no tengas que salir de casa para ver una película en el cine, un concierto de tu grupo favorito, visitar una exposición o hacer turismo? Un mundo ilimitado, accesible en todo momento, en el que puedes evolucionar como quieras, convertirte en quien quieras. ¿Y es posible traducir el Metaverso? Te lo contamos en este artículo.

¿Qué es el Metaverso?

Vamos a intentar explicarte qué es exactamente el Metaverso, ese concepto de mundo virtual por el que empresas como Meta (Facebook), Google y Microsoft están apostando fuerte. No es un concepto realmente nuevo, ya que fue desarrollado por Neal Stephenson en la novela de ciencia ficción Snow Crash, un libro de cabecera para los emprendedores de Silicon Valley.

En este artículo vamos a explicarlo de forma fácil para que no te pierdas con tecnicismos. Además, también intentaremos contarte algunas de las posibilidades que va a ofrecer, y darte una noción de cuánto falta y qué se necesita para que este concepto se convierta en realidad y cómo la traducción puede influir en él.

El Metaverso es un mundo virtual al que nos conectaremos mediante unas gafas de realidad virtual que, a través de sensores que registran nuestros movimientos físicos, nos harán creer que realmente estamos dentro de él, podremos interactuar como si fuera una realidad externa, un mundo totalmente palpable.

Un mundo paralelo

Se espera que el Metaverso traspase las fronteras del mundo físico hasta que el universo real y el virtual acaben siendo uno solo. ¿Muy ambicioso? Las plataformas pueden adoptar distintas formas como videojuegos, cafeterías, discotecas, bibliotecas, oficinas, tiendas, bares, casinos, monumentos, etc. En su visión, la empresa Meta espera que el Metaverso pueda ofrecer tantas oportunidades como el mundo real, incluso con la posibilidad de crear nuestros propios negocios en él.

Más allá del simple hecho de comunicar, estas plataformas se crean para que el usuario pueda interactuar con su entorno virtual y así hacer más realista la inmersión.

Los avatares (la identidad de un usuario en todo este universo) también están programados para que todos los internautas puedan entender las expresiones, los gestos y toda la comunicación no verbal. ¡Esto añade realismo al Metaverso!

En definitiva, todo indica que podremos hablar virtualmente mirando a los ojos a personas que están físicamente a kilómetros de distancia, pasear por mundos virtuales, y no importará desde dónde nos conectemos. Incluso podremos expresarnos como realmente nos sentimos que somos y no como somos físicamente.

El Metaverso tiene el potencial de alcanzar un nivel nunca visto como nueva plataforma de contenido. Es posible crear mini mundos virtuales para transmitir un mensaje, un discurso, participar en un evento online o incluso jugar.

A día de hoy, todavía estamos muy lejos de poder conectarnos TODOS a un Metaverso en el que poder interactuar. Falta desarrollar ese universo virtual, así como la tecnología que haga posible que nos conectemos a él. También hace falta que, cuando exista, esa tecnología sea asequible para todos.

Sin embargo, durante los próximos años seguramente leas y escuches que varias empresas empiecen a desarrollar todo lo necesario para conectarnos al mundo virtual. Es un concepto interesante y lleno de posibilidades de negocio para las empresas. Por lo tanto, poco a poco, iremos viendo cómo se le da forma.

¿Es posible traducir el Metaverso?

Por culpa (o gracias) a la pandemia, nos hemos acostumbrado a utilizar cada vez más las nuevas tecnologías. Estas evolucionan con el tiempo y las empresas ven en el Metaverso el medio de liberarse de los límites de la realidad y de abrir fronteras desconocidas.

Después de Internet, y sus numerosas evoluciones a lo largo de los años, el Metaverso es, sin duda, la versión futura de una red global de intercambio de información. En unos años, tanto para las empresas como para las personas, será necesario formar parte de él.

Con este panorama, la localización de los universos virtuales es esencial para asegurarse que sean un éxito en cualquiera de los mercados en los que se van a vender. Traducir el Metaverso no es una opción, sino una obligación para todas estas empresas tecnológicas que apuestan por este mundo virtual a nivel internacional.

Sin lugar a duda, se trata de un ámbito en el que la experiencia de usuario es muy importante, así que una traducción y localización completa permitirá a los usuarios vivir experiencias realistas y satisfactorias.

¿Localizar o traducir el Metaverso?

Mientras que la traducción se basa en trasladar el contenido de un texto de una lengua a otra, la localización va más allá e implica una dimensión cultural, pues consiste en adaptar un producto o servicio a un mercado específico, es decir, prioriza la cultura de cada país.

Los traductores que se encargan de la localización de aplicaciones o de páginas web no solo son traductores de la lengua nativa y expertos en la materia que se ha de traducir, sino que tienen un claro perfil marketiniano que los capacita para hacer que la plataforma sea atractiva en el mercado de destino y se comercialice según la prospección prevista.

La localización supone adaptar gráficos, lemas, formatos, colores, etc., por lo que se ha de analizar la presentación y reestructurarla de manera íntegra. Por ejemplo, un Metaverso diseñado en España y destinado al público español tendría dificultades para encajar en otros países. Se debería traducir y adaptar el formato, los gráficos y los mensajes a culturas diferentes para que el resultado fuera el esperado.

Una localización bien planificada y ejecutada —bajo la dirección de una empresa de traducción con sólida experiencia— permite recrear a la perfección un mundo virtual y adaptarse a cualquier cultura de destino.

Traduce y vencerás

Con la realidad virtual a punto de imponerse, las marcas tienen que posicionarse en un lugar donde puedan hacer realidad estos beneficios en los mercados internacionales.

Además, el avance de este sector y la sofisticación de los productos que se están desarrollando han hecho que la realidad virtual sea comparable a las obras cinematográficas, con historias y diálogos dignos de grandes productos audiovisuales.

Todo ello debe ser localizado para garantizar que se transmita exactamente el mismo mensaje en la nueva lengua de destino.

En definitiva, tal y como hemos visto, el proceso de traducir el Metaverso es más complicado de lo que podría parecer a primera vista, y los desarrolladores deben tenerlo en cuenta antes de lanzar sus productos a otros mercados.

Para tener éxito internacional hay que tener una localización de calidad. Para ello, la única opción es contratar a una empresa de traducción con sólida experiencia previa en traducción de marketing y localización audiovisual. ¿Hablamos?

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments