AT LANGUAGEWORLD

Traducción profesional en el sector financiero

Traducción en el sector financiero

La traducción en el sector financiero requiere un elevado grado de especialización y, sin lugar a duda, un profundo conocimiento de este sector. Asimismo, muchos documentos financieros tienen un fuerte componente jurídico, por lo que el traductor deberá poseer un bagaje de conocimientos tanto a nivel financiero como jurídico.

 

Características de la traducción en el sector financiero

La traducción financiera es una de las especialidades más complicadas, dado el alto grado de conocimiento técnico que requiere, y se encarga de traducir cualquier texto financiero. Existen diversos textos dentro de esta especialización, pero los más comunes son los que detallamos a continuación:

  • Traducción de auditorías
  • Traducción de memorias
  • Traducción de cuentas anuales
  • Traducción de documentos bursátiles
  • Traducción de solicitudes de subvenciones
  • Traducción de informes: gestión, inversión, créditos
  • Traducción de Apps
  • Traducción de estados financieros
  • Traducción de marketing financiero
  • Traducción de consejos de administración
  • Traducción de actas de juntas de accionistas
  • Traducción de páginas web especializadas en finanzas

Los clientes más habituales suelen ser las entidades financieras y empresas con necesidades concretas. Por ejemplo, las que, por su naturaleza, deben presentar las cuentas anuales en varios idiomas-

 

Retos de este tipo de traducción

La traducción en el sector financiero contiene diferentes retos para los traductores, que añaden complejidad a este tipo de traducción:

  • El alto grado de expresiones en inglés. Los traductores financieros deben ser conscientes de esto en todo momento, y decidir si utilizan el término en inglés o en la lengua de destino.
  • La terminología y el formato de los documentos financieros varían dependiendo de los países. Por ejemplo, si debemos traducir las cuentas anuales de una empresa, la terminología varía dependiendo de los planes generales contables del país en el que se van a presentar, por lo que el traductor deberá adecuarse a la terminología del país en cuestión. Por otro lado, también existe una contabilidad internacional con su propio léxico y, dependiendo del encargo del cliente, deberá emplearse una terminología u otra.
  • La necesidad de estar informado sobre la actualidad financiera. Aunque en principio todos los sectores evolucionan constantemente, no todos lo hacen con la misma velocidad. El ámbito de las financias, por su parte, evoluciona rápida y constantemente. Para realizar una traducción financiera de una calidad profesional, el traductor deberá estar al día de la situación económica y jurídica.
  • Los mercados financieros, por ejemplo, pueden experimentar cambios radicales. A veces, se pueden producir incluso en cuestión de minutos. El hecho de no estar suficientemente bien informado sobre las últimas novedades financieras y económicas puede dar lugar a errores de traducción, lo que puede, a su vez, acarrear consecuencias importantes.
  • Una traducción financiera debe realizarse además con una rigurosidad infalible. En cuanto al documento en sí, es fundamental respetar las estrictas normas de presentación en función del tipo de documento (comunicado, informe de auditoría, prospecto etc.).
  • Finalmente, el mundo de las finanzas es una especialidad en la que el traductor debe tener amplios conocimientos del sector, ya que el léxico tiene muchas connotaciones por lo que dependiendo del contexto tendrá un significado u otro.

¿Qué diferencia hay entre un traductor financiero y un traductor generalista?

Hay varias diferencias entre un traductor financiero especializado y un traductor generalista que también traduce textos económicos. El traductor financiero deberá tener conocimientos avanzados en las diferentes ramas de la economía, experiencia previa en la realización de proyectos de traducción especializados en el ámbito económico, conocimiento de los entresijos del mercado de valores, soltura a la hora de buscar y contrastar datos económicos en tiempo real, etc.

Otra virtud que debería tener un buen traductor financiero es un deseo innato de aprender algo nuevo cada día. El ámbito de las finanzas avanza día a día, por tanto, el traductor no se puede quedar atrás en conocimientos específicos y novedades del sector.

Un traductor financiero debe ser capaz de actualizar por sí mismo sus conocimientos técnicos, pero también debe tener esa especie de hambre de información que le permita comprender el contenido y la intencionalidad de los documentos financieros que le toque traducir, localizar fácilmente las fuentes oficiales de información económica, distinguir rápidamente la información veraz de las noticias falsas para desestabilizar o alterar el panorama económico internacional, etc.

Finalmente, pero no menos importante, un traductor financiero deberá respetar estrictamente los acuerdos de confidencialidad.

 

¿Necesitas una traducción en el sector financiero?

La traducción financiera es una de las especializaciones más valoradas, pero también más complicadas por su rigurosidad y léxico específico, por lo que nuestra recomendación es elegir una empresa de traducción especializada en este campo.

En AT disponemos de un área de traducción especializada en el sector financiero, ya que somos el socio lingüístico de algunas de las entidades financieras más importantes, en las que además de traducir todo tipo de documentación, les aportamos soluciones tecnológicas personalizadas para gestionar sus necesidades multilingües. ¿Hablamos?

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments