AT LANGUAGEWORLD

Precisión y calidad en la traducción farmacéutica

La traducción farmacéutica, al igual que la traducción médica, es un tipo de traducción especializada y sumamente compleja, que engloba muchas subespecialidades. A diferencia de otros campos, un error en una traducción farmacéutica podría llevar a consecuencias terribles para la salud. Por este motivo, es de vital importancia, por un lado, contar con traductores especializados y experimentados en este campo, que traduzcan de forma precisa y, por otro lado, realizar estrictos controles de calidad para asegurar que la traducción es absolutamente fiel al documento original.

Características de la traducción farmacéutica

Todas las especialidades que engloban la traducción farmacéutica cuentan con un amplísimo abanico de normativas y leyes que limitan no solo su ámbito de actuación o su ejercicio profesional, sino en muchos casos la propia terminología. Igualmente, a la vista de la importancia que adquieren los productos farmacéuticos en la economía y en la administración pública, la traducción farmacéutica engloba lenguajes de especialización y registros muy diversos, también lenguaje jurídico, administrativo, técnico, informático, publicitario y de marketing. Además, el ámbito farmacéutico está sometido a una actualización constante, tanto a nivel lingüístico como conceptual, lo cual requiere un uso avanzado de las herramientas y de los recursos de información por parte del traductor. ¡Debe estar siempre al día de las últimas novedades de este sector!

La importancia de los traductores especializados en traducción farmacéutica

Como ya hemos comentado con anterioridad, el ámbito farmacéutico requiere un amplio manejo de la terminología técnica y una actualización constante, por lo que es vital contar con traductores especializados en la industria farmacéutica que puedan ofrecer traducciones profesionales y de calidad.

En AT Language Solutions contamos con traductores nativos especializados y experimentados en el área farmacéutica, que garantizan una traducción fiable y acorde con los requisitos tanto del cliente como del mercado y del sector farmacéutico. Entre los diferentes sectores de especialización en el área de la traducción farmacéutica, podemos destacar los siguientes campos:

  • Biofarmacia
  • Biofísica
  • Biología molecular
  • Bioquímica clínica
  • Cosmética farmacéutica
  • Dermofarmacia
  • Farmacia clínica
  • Farmacoterapia
  • Formulación de medicamentos
  • Hematología
  • Inmunología
  • Microbiología
  • Nutrición y dietética
  • Ortopedia
  • Parasitología
  • Química farmacéutica
  • Toxicología

Traducciones más comunes en el ámbito farmacéutico

Los proyectos más comunes que realizamos en AT Language Solutions en traducción farmacéutica son los siguientes:

  • Traducción de páginas web especializadas
  • Traducción de textos de marketing y publicitarios
  • Traducción de contratos
  • Traducción de patentes y registros
  • Traducción de etiquetas de productos y embalajes
  • Traducción de notas de prensa
  • Traducción de normativas
  • Traducción de documentación sanitaria

La calidad en la traducción farmacéutica

Está claro que cualquier tipo de traducción requiere una gran precisión, pero en la traducción farmacéutica, esta precisión llega a su máximo exponente. Al estar directamente relacionada con la salud, exige rigor y profesionalidad a la hora de traducirlo. El margen de error es prácticamente nulo, ya que sus consecuencias podrían ser muy graves.

Si una traducción farmacéutica no se realiza con precisión, por ejemplo, en el prospecto de un medicamento, podría acarrear graves consecuencias para los pacientes que lo toman. Si la traducción no se hace con criterio, la posología puede derivar en una dosis menor o mayor a la necesaria. Hay medicamentos que pueden ser potencialmente peligrosos en interacciones con determinados productos u otros medicamentos que tienen que seguir una rigurosa administración en horas concretas.

Otra situación grave es la que se puede dar si la traducción no encuentra la correcta terminología para detallar qué enfermos no pueden tomar un medicamento, por ejemplo, diabéticos, embarazadas, pacientes con problemas cardiovasculares, reacciones alérgicas, etc.

De otra índole son los problemas que pueden suponer la prohibición de la comercialización de un producto farmacéutico, generando pérdidas económicas para el laboratorio que ha confeccionado el fármaco.

En todas estas tesituras el traductor no puede permitirse el lujo de poner en riesgo la salud de un paciente, ralentizar la salida al mercado de un medicamento u ocasionar pérdidas económicas para los laboratorios.

Por este motivo, un exigente control de calidad de una traducción farmacéutica no es un paso adicional al proyecto, ya que debe ser inherente al proceso de traducción. No comprometerse con ello puede acarrear graves consecuencias, por lo que en AT solo entregamos nuestras traducciones después de realizar comprobaciones estrictas para mantener los más altos estándares de calidad.

Todos nuestros esfuerzos se encaminan siempre a conseguir la mejor calidad posible, ya que solo así lograremos satisfacer a cada uno de nuestros clientes. Nos importa tanto el trabajo bien hecho que hace unos años conseguimos la ISO 17100:2015, un sello de calidad internacional que se otorga solo a las mejores empresas de traducción y que garantiza el cumplimiento de los requisitos de calidad para servicios de traducción.

En AT Language Solutions contamos con una amplia experiencia en traducción farmacéutica. Desde hace años trabajamos con algunos de los laboratorios más importantes a nivel nacional. Podemos ayudarte en cualquier proyecto que necesites, así que ¡ponte en contacto con nosotros!