AT LANGUAGEWORLD

Cómo elegir el mejor método de traducción para tu página web

En internet existen más de mil millones de páginas web, entre páginas personales y sitios corporativos. Es normal pensar que aunque muchas de ellas tengan similitudes, necesitan algo especial para destacar por encima de sus competidoras, a pesar de dedicarse al mismo sector o negocio. La manera que tiene una empresa de comunicarse con el cliente ha cambiado mucho durante los últimos años; actualmente prima la inmediatez, la parte visual y la personalización de los servicios, así que para tener éxito es conveniente adaptar nuestro negocio a este tipo de comunicación. Nuestra web es nuestro escaparate, por eso debemos procurar que sea lo más atractiva posible y esté localizada para todo nuestro público. Hoy vamos a hablar de cómo elegir el mejor método de traducción para tu página web según las necesidades de cada negocio.

 

Páginas web según el tipo de negocio

Como ya hemos mencionado antes, existen muchas empresas distintas, desde autónomos que trabajan desde casa hasta pymes y multinacionales. Es absurdo pensar que todas ellas puedan necesitar el mismo tipo de página web para mostrar sus productos y servicios. Un freelance necesitará una web con una capacidad limitada que pueda gestionar él mismo cuando desee y de una manera más económica; en cambio, una multinacional tendrá una web más compleja y dinámica con contenido nuevo que necesite ser traducido y actualizado constantemente.

Según las necesidades de nuestra página web, podemos determinar qué método de traducción nos será más conveniente:

 

Métodos de traducción push

Se trata de una categoría de métodos de traducción en los que el usuario decide qué contenidos traducir y cuándo enviarlos a traducir. Es un método muy recomendable para webs sencillas, con pocas páginas y contenidos más o menos estáticos. Este método suele ser más rentable y el usuario tiene gran control sobre el contenido que se traduce y su publicación en la web.

La mayoría de estos métodos trabajan sobre los gestores de contenidos, que son muy comunes entre las empresas. Durante los últimos años han ido ganando popularidad entre los consumidores, ya que son muy intuitivos y fáciles de manejar.

Si tu página web está hecha con uno de estos CMS (Joomla, WordPress, Prestashop, Wix…), puedes traducir su contenido de varias maneras:

  • Exportando los textos en formato editable: estas plataformas suelen presentar herramientas de ayuda a la localización de los contenidos. Primero hay que exportar los textos en cualquier tipo de formato (CSV, XML, XLS, PO, MO o XLIFF) y los traductores podrán usar sus herramientas para traducirlos y entregárselos al cliente en el mismo formato que proporcionó. Finalmente, para publicar la traducción en la web el cliente deberá importar el archivo traducido a su plataforma.

 

  • Mediante un plug-in: dependiendo de la complejidad del CMS, se podrá usar una solución a medida, como RTS (que habrá que programar), o bien un plug-in genérico. Algunos CMS están preparados para poder enviar, recibir y publicar contenidos multidioma desde el propio gestor, con la ayuda de un plug-in estándar; este es el caso de WordPress. Uno de los plug-in de traducción más populares para WordPress es WPML, con el que podrás seleccionar qué contenido enviar a traducir con solo tocar un botón y reinsertarlo en tu web directamente desde el CMS. Si tu web es WordPress y quieres traducir su contenido, pruébalo aquí.

 

 

Métodos de traducción pull

Los métodos pull consisten en desarrollos más complejos, que normalmente requieren un estudio más exhaustivo del código de la web para ponerlos en marcha, pero después de su implantación no requieren de la implicación del usuario, ya que “tiran” de los contenidos de la web, los traducen y los reinsertan sin necesidad de intervención. Estos métodos, bastante más costosos pero más eficientes, son especialmente recomendables para grandes corporaciones con páginas web dinámicas o multiorigen, o para traducir aplicaciones móviles o soportes digitales con mucho código y programación. Algunos de los métodos pull más populares son:

  • Traducción a través de proxy: un proxy es un servidor interpuesto (que puede ser virtual o físico), que detecta al vuelo contenido nuevo y lo envía a traducir. Puede ir acompañado de un motor de traducción que mostrará una pretraducción automática antes de que llegue el contenido revisado por un equipo humano y lo sustituya. Todas estas herramientas son automáticas y el usuario no necesita enviar ningún contenido a traducir.
    • En AT disponemos de una versión basada en proxy asequible para pymes llamada Website Translator. Con ella podrás traducir automáticamente tu página web, manejar el contenido desde su TAO integrada y publicarla en los idiomas que quieras con sus opciones configurables. Y si tienes necesidades más específicas, siempre podemos estudiar una solución proxy a medida.

 

  • Traducción por GIT: este método es una solución por API que requiere de programación y, aunque funciona a través del CMS del cliente, la listamos aquí porque una vez programada ya no necesita intervención por parte del cliente. Con esta solución, el cliente determina qué contenidos de qué carpetas de su CMS quiere que se traduzcan, y el GIT detectará cualquier cambio en el contenido y traducirá todo el contenido nuevo o modificado.

 

  • Código JavaScript: esta solución ha sido menos explotada por las grandes corporaciones porque, aunque es rápida y eficiente, tiene en cuenta únicamente los contenidos visibles de la página pero no las metadescripciones u otros elementos útiles para el SEO. Es sencilla de usar: solo hay que insertar el código JS en la cabecera de la página, que se ejecutará al cargarla y la mostrará ya traducida. En los próximos años es posible que se explore esta solución más a fondo por su sencillez y su coste, aunque de momento no es la mejor opción para páginas muy complejas.

 

Si te ha surgido alguna duda o crees que la solución para tu negocio es diferente a las que hemos explicado para realizar tus traducciones, puedes ponerte en contacto con nosotros y explicarnos tu caso. Nuestro equipo lo estudiará y te ayudará a elegir la mejor solución para tus necesidades de traducción.