La importancia de la gestión terminológica

La importancia de la gestión terminológica

Una base de datos terminológica forma parte de la identidad corporativa de una empresa y debe estar correctamente gestionada para mantener la cohesión de los contenidos. ¡Veamos en qué consiste!

¿Qué es una base de datos terminológica?

Una base de datos terminológica es el conjunto de términos propios de una compañía, redactados en su idioma de origen con su traducción correspondiente. Sirve al traductor como ejemplo a la hora de realizar su labor para que, de esta manera, pueda realizar una traducción más coherente y acorde al lenguaje de la empresa.

Debido a la globalización y a la rápida creación y difusión del contenido, las bases de datos terminológicas también son útiles para las propias empresas, ya que les permiten tener mayor facilidad a la hora de entablar comunicaciones con potenciales clientes de cualquier lugar del mundo.

La necesidad de la gestión terminológica

La gestión de la terminología consiste en la definición, traducción y determinación del uso de términos técnicos que se emplean en una compañía, para asegurar la exactitud y la coherencia en comunicaciones multilingües.

Esta praxis evita que se produzcan percepciones erróneas sobre un producto, un servicio o la propia marca debido a un mal uso. Además, una mala traducción provocaría una demora en la entrega de la traducción puesto que necesitaría ser revisada y corregida.

Por otro lado, una buena gestión terminológica permite a una empresa global compartir contenido multilingüe de manera rápida y de mejor calidad, lo que puede traducirse en un mayor número de ventas internacionales.

Ventajas de la gestión terminológica

La gestión óptima de una base de datos terminológica aporta beneficios tanto a la propia empresa como al traductor, encargado de ejecutar traducciones para esta. Veamos las 3 principales ventajas:

  • Mejor gestión de dinero y tiempo: un término de la base terminológica hace referencia a solo un concepto. De esta manera, la empresa ahorra recursos, puesto que se traduce el término una sola vez, evitando duplicidades.
  • Mejor experiencia de usuario: la gestión terminológica mejora también la experiencia de potenciales clientes, que no se sentirán desorientados al encontrarse con varios términos para referirse a un mismo concepto ―por ejemplo, en una página web o en un manual de producto. Además, el uso coherente de los términos ayuda también a reducir las incidencias postventa que pueden provocarse por una mala traducción.
  • Mejor rendimiento en la empresa: a través de una óptima gestión, se consigue que las comunicaciones, tanto a nivel interno como con clientes, tengan un lenguaje uniforme y sean coherentes. Esto significa una reducción del tiempo destinado a explicaciones innecesarias.

Ahora que ya sabes un poco más sobre la gestión terminológica, desde AT Language Solutions te recomendamos que utilices un servicio de traducción profesional para ejecutar las traducciones del contenido de tu base terminológica.

info

Traduce tu web fácil y rápido, directamente desde el gestor de contenidos CMS que ya utilizas

Tenemos soluciones especificas para todos los CMS. Más información
Cerrar menú