AT LANGUAGEWORLD

Ventajas de externalizar la traducción

Externalizar la traducción

¿Quieres hacer crecer tu negocio? ¿Conquistar otros mercados? Si la respuesta es “SÍ”, sigue leyendo para conocer las ventajas de externalizar la traducción.

Dirigir un negocio con éxito significa elevar el listón una vez alcanzados los objetivos. Esto suele significar expandirse a otros países. Sin embargo, globalizarse puede ser complicado incluso para empresas grandes y con muchos recursos.

Mercedes Benz, por ejemplo, intentó atraer a los clientes chinos lanzando la marca con el nombre de «Bensi». Desgraciadamente, el gigante automovilístico desconocía que este concepto en chino significa algo así como “precipítate a la muerte”. Consciente de lo fatídico que resultaba su nombre en chino, Mercedes-Benz apostó después por una nomenclatura mucho más atinada: “Ben Chi” (“A toda velocidad”).

Por tanto, si no quieres alejar a tu público objetivo, tienes que planificar cuidadosamente tu expansión internacional. Esto significa encontrar la manera de superar las barreras culturales y lingüísticas: ahí es donde externalizar la traducción puede ayudarte.

 

Ventajas de externalizar la traducción

Reducción de costes

En el caso de las empresas que tengan diversificado el servicio de traducción, el outsourcing a un único proveedor incidirá directamente en los gastos de recursos humanos. Los empleados no tendrán que invertir tiempo en solicitar traducciones a varios proveedores, gestionar las traducciones, comprobar los costes, cuadrar facturas, etc. Estas actividades burocráticas no aportan valor y merman su productividad. Así, podrán orientar sus recursos a tareas relacionadas directamente con su línea de negocio, mejorando la competitividad de su producto o servicio y, por ende, las ventas.

Además, las empresas podrán conseguir mejores precios por volumen de traducción que si diversifican este servicio a varios proveedores.

Focalización en la actividad principal

La externalización de la traducción permite a las empresas focalizarse en el core business y no consumir recursos humanos y financieros en otras áreas que no son estratégicas para su actividad principal. Así se logra un mayor rendimiento al evitar distracciones innecesarias.

Mejora de la calidad

El cliente contará con traductores especializados en el ámbito en el que se desarrolla la actividad, tratando el contenido no solo desde un aspecto riguroso, sino también capaz de fundirse con los valores de la empresa y la identidad propia de la marca, lo que supone grandes beneficios en el desarrollo de nuevos proyectos, asegura una máxima calidad en las traducciones y una clara homogeneidad en todas sus traducciones, lo que redundará en su imagen de marca.

Disponibilidad continua

En el caso de las empresas que tienen traductores internos, hay que tener en cuenta que un traductor en plantilla suele tener un horario fijo, vacaciones y días de asuntos propios. No podrá hacerse cargo de trabajos que surjan en fines de semana o festivos.

Al igual que hay rachas en las que la carga de trabajo es mínima, hay otros picos en los que este se dispara. Un traductor en plantilla no puede ocuparse de encargos urgentes si está completamente desbordado.

La externalización de la traducción es una gran aliada en estos casos. Delegar en empresas de traducción como AT, que cuenta con infinidad de traductores especializados y nativos, permite solicitar un encargo en cualquier fecha del calendario y a cualquier hora. No todas las empresas disponen de los recursos de los que dispone AT, lo que permite mantener el nivel de servicio independientemente del volumen de las traducciones.

Aumento de la productividad

Una traducción con mucho volumen de palabras se realiza por varios traductores a la vez (especializados en la materia a tratar) y se gestiona por una sola persona (el gestor de proyectos), por lo que se reduce considerablemente el time to market. Ejecutar el mismo trabajo en un menor plazo aumenta de forma significativa la productividad empresarial.

Acceso a las últimas tecnologías lingüísticas

Contratar a una empresa de traducción adecuada como AT permite a los clientes disponer de la tecnología más novedosa sin tener que hacer grandes inversiones en equipos o en formar a personal especializado en las mismas.

Aumento de la competitividad

El objetivo de externalizar la traducción es lograr que la empresa adopte una posición estratégica en un mercado competitivo y en un entorno globalizado. La externalización de la traducción permite reducir los costes de las empresas logrando una mayor productividad de forma flexible.

Si quieres que tu negocio dé un salto internacional con una solidez que te permita establecer unos buenos cimientos, debes convencer de verdad a tus clientes potenciales a través de una traducción de calidad. Externalizar la traducción de tu empresa te permitirá ahorrar tiempo, dinero y asegurar el éxito internacional. ¿Hablamos?

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments