AT LANGUAGEWORLD

La evolución de la traducción automática

La tecnología hace años que está presente y, gracias a sus avances, ha permitido desarrollar nuevos métodos que ayudan a automatizar procesos para optimizar el tiempo y los recursos. El sector de la traducción es un claro ejemplo de cómo la tecnología ha mejorado sus procesos para ayudar a los profesionales a realizar su trabajo de manera mucho más eficaz. Llegar hasta aquí ha sido un proceso largo y nada fácil, por eso queremos dedicar el post de hoy a explicar los avances y la evolución de la traducción automática.

Aunque el inicio de este tipo de traducción se remonta a los años cincuenta, no fue hasta una década más tarde cuando apareció el primer método de traducción automática basado en reglas. La mecánica era simple: se cogían dos pares de lenguas y se relacionaban las palabras de origen con las de destino, como un diccionario o un glosario; fácil, sencillo y eficaz. Este sistema estuvo en uso muchos años, ya que daba muy buenos resultados, pero tenía altos costes en cuanto a recursos, puesto que había que dedicar mucho tiempo a introducir todos los datos uno a uno.

Con la aparición de internet y gracias a los ordenadores que tenían procesadores más rápidos, en la década de los noventa fue cuando surgió el segundo método: la traducción automática basada en la estadística. Este sistema era más rápido porque ya disponía de las bases de datos de los idiomas. Cuando detectaba una palabra de la lengua de origen, con la ayuda del algoritmo y los cálculos, el sistema mostraba una predicción de la lengua de destino basándose en la estadística; es decir, si la palabra A se había traducido como la palabra B en la mayoría de los casos, el sistema escogía esa palabra por probabilidad. Este método funcionó muy bien durante muchos años, dado que era rápido y fluido y requería menores costes de mantenimiento que el anterior.

La llegada del último método no se produjo hasta muchos años más tarde, ya que no fue posible implementarlo hasta la era de las nuevas tecnologías y los avances de la inteligencia artificial. En el año 2014 llegó el modelo de traducción automática basada en redes neuronales. La principal diferencia respecto al de estadística es que funciona como si fuera un cerebro humano realizando conexiones neuronales. En este caso, coge una enorme cantidad de traducciones resultantes en los dos pares de lenguas y hace conexiones entre los términos asociando las palabras o frases que se corresponden gracias al deep learning (aprendizaje autónomo), ya que el motor neuronal es capaz de predecir la traducción. Una de las ventajas de este método es que se puede entrenar y personalizar para que traduzca de una lengua a otra y para que adapte el contenido según el dominio o la especialización, dependiendo del cliente.

En AT Language Solutions hace años que implementamos la traducción automática neuronal para nuestros clientes. Disponemos de una enorme cantidad de datos (corpora) de traducciones reales y de la tecnología necesaria, desarrollada internamente, para entrenar motores adaptados a cada cliente según las necesidades de su sector o dominio específico. Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu caso, te ayudaremos a encontrar el método que mejor se ajuste a tu empresa y a desarrollar una solución que sea únicamente para ti.