¿Un error de traducción puede arruinar tu marca?

¿Un error de traducción puede arruinar tu marca?

Traducción y branding deben ser un tándem para cualquier marca que tenga como objetivo expandir su negocio hacia otros países. Son dos conceptos que se complementan, con una gran relación y a los que muchas marcas no dan la importancia suficiente, generando así las temidas crisis de reputación.

¿Cuántas veces hemos visto por la red casos virales en los que las marcas traducen mal sus productos o el nombre de su propia marca? Seguro que recordáis alguno. A continuación os mostramos los que tuvieron mayor repercusión:

Zara

La firma del grupo Inditex, Zara, cometió un error de traducción en uno de sus productos al introducirlo en el mercado alemán. El error de traducción correspondía al nombre que puso la marca a unas de sus sandalias, a las que llamó “Sklavensandalen” (esclavas). ¿Por qué generó tanto revuelo en las redes sociales? Pues bien, el término anglosajón “slave” tiene una traducción diferente en alemán y resultó ofensivo para la población alemana, ya que se asociaba a conceptos vinculados con la esclavitud.

Sandalia Zara

La respuesta de Zara fue inmediata y retiró al momento el producto de su web, además de publicar una disculpa.

Gerber

Gerber, marca estadounidense de alimentos para bebés de la multinacional Nestlé, se sumergió en un proceso de internacionalización sin tener presente la importancia de la traducción del nombre de marca, lo que provocó un notable descenso en sus ventas.

El país fue Francia, donde Gerber significa “vomitar”, un concepto totalmente inapropiado y por el que la marca no consiguió sus objetivos de ventas en el país galo.

General Motors

General Motors, compañía estadounidense de automóviles, camiones y motores, enfocó su expansión de negocio hacia el mercado suramericano.

La marca sacó un nuevo modelo de coche llamado “Chevy Nova” sin darse cuenta del significado de “no va” en castellano. Después de ver que su nuevo modelo no se vendía bien y conocer el motivo por el que sus ventas no eran óptimas, decidieron cambiarle el nombre a “Caribe” en los mercados hispanohablantes.

Estos ejemplos nos sirven para constatar que el marketing es cultura y la cultura es idioma. Para poder internacionalizarse con éxito en otros mercados, es recomendable contar con un servicio de traducción de calidad y profesional.

¿Conoces algún otro caso?

info

Traduce tu web fácil y rápido, directamente desde el gestor de contenidos CMS que ya utilizas

Tenemos soluciones especificas para todos los CMS. Más información
Cerrar menú