El idioma, una barrera a la internacionalización

El idioma, una barrera a la internacionalización

 

En pleno 2016, el idioma sigue siendo una de las barreras más difíciles de superar cuando hablamos de comercio electrónico. Al margen de las grandes plataformas e-commerce, que han logrado un alto nivel de localización para sus contenidos, lo cierto es que la gran mayoría de sitios web siguen focalizando sus esfuerzos en un solo mercado, delimitado en muchas ocasiones por el idioma en el que pueden generar y controlar los contenidos.

¿Cómo romper las barreras del idioma?

Traducción con enfoque masivo

En muchas ocasiones, cuando una plataforma e-commerce plantea una expansión internacional, se elije un mercado masivo, en el que se obtenga una gran rentabilidad de la inversión aun captando una pequeña cuota de mercado. Este es el caso de una expansión hacia el mercado estadounidense, o hacia el mercado chino. Este último ha cambiado en los últimos años su tendencia exportadora para convertirse en uno de los grandes consumidores de productos europeos. La ausencia de competidores para nichos de mercado muy concretos lo convierten en un firme candidato como primer paso en las estrategias de expansión. La inversión necesaria para traducir todos los contenidos al chino es pequeña si se compara con el retorno que se puede lograr captando un reducido porcentaje de usuarios, teniendo en cuenta que es un país donde residen mil millones de compradores potenciales.

El mercado europeo, un reto para las pequeñas y medianas empresas

En cambio, uno de los pasos más importantes que pueden dar actualmente las empresas es la entrada al mercado único europeo. Dar el salto y convertirse en una empresa que abarca todo el territorio de la Unión Europea significa tener acceso al 25% de la economía global y alcanzar el 50% del público mundial de internet. Por el contrario, el gran freno es la variedad de idiomas y culturas que conviven en un reducido espacio.

En la actualidad, el alto precio de las traducciones supone una barrera para las pequeñas y medianas empresas que desean acceder a los grandes mercados europeos. Esto impide que alcancen todo su potencial, y el problema se está convirtiendo en un importante obstáculo para el crecimiento económico de Europa. Es por eso que las empresas dedicadas a la tecnología lingüística, en colaboración con las administraciones, realizan constantes mejoras en el campo de la traducción automática y trabajan para lograr un abaratamiento de los costes de traducción.

Con este panorama, es comprensible que exista la tentación de traducir únicamente a las lenguas dominantes (inglés, francés o alemán). Supone un menor esfuerzo económico y facilita la gestión de los contenidos de forma sustancial. Por el contrario, los estudios realizados sobre la percepción y tendencias de compra de los usuarios demuestran que comunicarse con los clientes potenciales en su lengua nativa multiplica por seis la inclinación hacia la compra. El 52% de los europeos no compra en sitios web que únicamente tienen el inglés como idioma, mientras que existe una percepción positiva del cliente y una mayor ratio de conversión en venta en aquellos sitios web que ofrecen sus contenidos en lenguas locales o regionales.

Además, la traducción hacia un idioma local o regional proporciona la posibilidad de diferenciarse y posicionarse frente a competidores que únicamente apuestan por idiomas dominantes, donde el mercado se encuentra saturado. Es mucho más probable alcanzar una posición de relevancia y visibilidad si se apuesta por una traducción localizada.

info

Traduce tu web fácil y rápido, directamente desde el gestor de contenidos CMS que ya utilizas

Tenemos soluciones especificas para todos los CMS. Más información
Cerrar menú