AT LANGUAGEWORLD

Herramientas para traducir una web

traducir web

Cuando el objetivo de una marca es la expansión de sus productos o servicios hacia otros mercados, la traducción y la localización de los contenidos web pasa a ser un ítem prioritario, que requiere un análisis previo para conocer al detalle al target.

 ¿Cómo podemos traducir una web?

Hoy en día, existen múltiples herramientas para traducir una web, desde aplicaciones online a plugins que se instalan en los gestores de contenidos y que traducen de forma automática o profesional los contenidos web. Entremos más en detalle:

Herramientas de traducción automática

La red está repleta de herramientas que, introduciendo tu web y el idioma al que quieres traducirla, hacen una traducción automática del contenido. Este tipo de traducciones no son de calidad, ya que se hace una traducción literal, normalmente con los motores de traducción de Google o mediante la traducción de navegadores como Chrome.

Un factor determinante a la hora de escoger un tipo u otro de herramienta es si la web a traducir se trata de una web estática, con información totalmente permanente, o en cambio es una web dinámica, en la que existe un proceso de compra o se requiere la interacción del usuario. En este último caso, resulta muy costoso realizar una traducción automática con este tipo de herramientas.

Plugins de traducción

Otra de las herramientas a destacar es la traducción mediante conectores de CMS. Esta se realiza mediante la extracción del contenido y la traducción mediante una herramienta TAO (Traducción Asistida por Ordenador) o la traducción directamente desde el gestor de contenidos y mediante la instalación de un plugin de traducción.

Cada gestor de contenido utiliza su propio sistema para la traducción. WordPress, por ejemplo, para una traducción profesional, requiere la instalación de un plugin adicional.

Traducción profesional

Hay soluciones que aportan una mayor calidad, además de una mayor eficacia y rapidez en las traducciones web. Existen herramientas específicas que realizan una traducción profesional y permiten ir un paso más allá. El traductor es un profesional en su lengua, capaz de adaptar el mensaje al idioma de destino, eligiendo las palabras que más se ajustan a la realidad de su idioma.

La traducción web no solo es útil cuando queremos expandir nuestro negocio a nivel internacional, si no también para mejorar nuestro posicionamiento SEO mediante una adecuada traducción de las palabras clave.

Hay que tener en cuenta que no es un aspecto trivial, ya que una mala traducción de los contenidos web puede tener consecuencias negativas y perjudicar gravemente la imagen de marca.

Y tú, ¿qué recursos utilizas para traducir tus contenidos?