AT LANGUAGEWORLD

Qué es la traducción jurada

Traducción jurada

Diariamente acuden a nosotros personas que, a veces sin saber muy bien de qué va el tema, nos piden una traducción jurada porque la necesitan para trámites en organismos públicos.

Para una persona que no esté habituada en esta terminología, entendemos que puede resultar confuso, así que vamos a intentar explicar de la forma más sencilla posible en qué consiste este tipo de traducción.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores, “las traducciones e interpretaciones de una lengua extranjera al castellano y viceversa tendrán carácter oficial si han sido realizadas por quien se encuentre en posesión del título de Traductor-Intérprete Jurado que otorga el Ministerio de Asuntos Exteriores”. Es decir, los traductores jurados han de cumplir una serie de requisitos para poder obtener el título: estar en posesión de estudios universitarios; no tener antecedentes penales; y, o bien aprobar el examen del MAEC, o bien haber superado una serie de condiciones académicas en los ya antiguos programas de estudios de traducción de licenciatura.

Actualmente, la figura de traductor jurado o traductor oficial está adquiriendo un papel muy importante en nuestra sociedad, gracias a la internacionalización de las empresas.

¿La traducción jurada y la traducción jurídica son lo mismo?

Dedicamos una entrada de blog a explicar la diferencia entre estos dos servicios de traducción. Para resumirlo muy brevemente: una traducción jurada no tiene por qué ser jurídica, sino que puede englobar todo tipo de temáticas, siempre y cuando su traducción requiera ser oficial.

¿Qué tipo de documentos requieren un traductor oficial?

Lo importante para determinar si es necesaria una traducción oficial es su finalidad.

Los documentos que pueden requerir una traducción jurada son muy variados: contratos de compraventa, contratos laborales, certificados de registros civiles (nacimiento, matrimonio, divorcio, adopción, defunción, etc.), poderes notariales, licitaciones públicas, estatutos de sociedad, certificados de antecedentes penales, títulos universitarios, etc. Las necesidades pueden ser muy variadas, así que cualquier texto puede requerir una traducción jurada.

Si tienes que traducir un documento para un organismo público, ¡no tiene por qué ser una traducción jurada obligatoriamente! En ocasiones, con una traducción simple es suficiente, así que antes de solicitar una traducción jurada, ¡asegúrate de que realmente la necesitas!

¿Cómo solicitar un traductor jurado?

¡Muy fácil! Envíanos el documento a esta dirección de correo electrónico. Te enviaremos un presupuesto de forma rápida. Una vez aceptado, nos pondremos manos a la obra para que tengas tu traducción jurada lo antes posible.