AT LANGUAGEWORLD

Pros y contras de la educación bilingüe

Este viernes se celebra el Día Internacional de la Educación, un día que las Naciones Unidas proclamaron para recordar que la educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva. Hoy en día, para poder comunicarnos globalmente, hablar más de un idioma se hace indispensable. Esta necesidad se traduce en una importancia creciente del aprendizaje de un segundo idioma y, por eso, las escuelas ya enseñan una lengua extranjera desde pequeños. Según el informe de Education First, España se sitúa en el nivel medio de dominio de inglés, con una puntuación muy por debajo de la de otros países europeos. En consecuencia, muchas escuelas decidieron hace unos años apostar por un cambio en el sistema de enseñanza: la educación bilingüe.

La implementación de este nuevo sistema ha puesto de manifiesto una gran divergencia de opiniones sobre la eficacia potencial del mismo. Los que abogan por este método de aprendizaje opinan que educar a los niños en una escuela bilingüe les facilita el aprendizaje de una lengua extranjera, ya que en esta etapa el cerebro es cuando está en su etapa más flexible y está más capacitado para absorber conocimientos y desarrollar habilidades. Los últimos informes confirman que los alumnos con una educación bilingüe tienen más ventajas competitivas.

En cambio, los que se muestran reacios a este tipo de enseñanza objetan que las competencias no se adquieren adecuadamente: los profesores resumen el contenido de las materias para facilitar el aprendizaje y, además, al no tener un dominio completo de la lengua extranjera, no son capaces de transmitir los conocimientos de la manera más idónea.

Ambos argumentos son válidos, y aunque las estadísticas son positivas, todavía queda mucho camino por recorrer y aún tendremos que esperar muchos años para saber si realmente este nuevo método conlleva una mejora en la preparación del alumnado. Cada escuela emplea su método y, para que se implemente correctamente y se consigan los resultados esperados, se necesita tiempo y planificación. Los profesores, además de estar especializados en su materia, también deben dominar la lengua extranjera y los recursos empleados en las aulas, como libros de texto, vídeos o cualquier otro material. Así, es necesario contar con profesionales nativos capacitados que traduzcan el contenido de estos recursos y lo adapten a cada especialidad, como los que disponemos en AT Language Solutions.