AT LANGUAGEWORLD

La importancia de la experiencia de usuario en la traducción

Experiencia de usuario

Si os movéis en el mundo del marketing, estamos seguros de que habéis oído hablar del concepto “experiencia de usuario”, también conocido como UX. Si quieres vender tus productos o servicios a través de tu web, el UX es la clave. Y si te planteas globalizar tu marca, necesitarás un diseño UX multilingüe. Esto ya es rizar el rizo, ¿verdad?

Empecemos por el principio: ¿qué es la experiencia de usuario?

Los conceptos de UX y UI (user interface) suelen confundirse, ya que están muy relacionados y la combinación de ambos es prioritaria para conseguir la satisfacción del usuario. Tanto el UX como UI van cogidas de la mano, pero no son lo mismo, ni aportan lo mismo al diseño. Para ello, vamos a definirlos por separado.

La experiencia de usuario es la forma en la que los usuarios perciben una página web cuando navegan por ella y utilizan sus diferentes funcionalidades. Gracias al diseño UX puedes optimizar tu página para que tus usuarios disfruten de una gran experiencia sin tener que realizar un sobre esfuerzo a la hora de encontrar aquello que buscan o para moverse de forma fluida por el contenido.

Una interfaz de usuario (UI) es el punto de interacción entre el usuario y un dispositivo o producto digital. En relación con los sitios web y las aplicaciones, el diseño de interfaz de usuario considera el aspecto, la sensación y la interactividad del producto. Se trata de asegurarse de que la interfaz de usuario de un producto sea lo más intuitiva posible, y eso significa considerar cuidadosamente todos y cada uno de los elementos visuales e interactivos que el usuario pueda encontrar.

La importancia de la experiencia de usuario en webs multilingües

Una vez entendido qué es el UX/UI y cuál es su valor en el mundo del marketing, pongámonos en situación. Es difícil toparse hoy en día con alguien que niegue la realidad de que el mundo digital es un mundo sin fronteras en el que podemos adquirir o consumir productos y servicios ubicados a miles de kilómetros de distancia.

Sin embargo, a menudo nos encontramos con barreras que nos impiden consumir y disfrutar de dichos productos o servicios. Uno de estos stoppers es el idioma. No hablamos solo a nivel lingüístico, sino también del uso que se hace de una misma lengua en distintas zonas geográficas. Por ejemplo, no es lo mismo el español que se habla en España o el que se habla en México. Facilitar la relación y el mismo nivel de comprensión de un sitio a diferentes tipologías de usuarios, con independencia del idioma que hablen, es una labor sobre la que el diseño UX tiene mucho que decir.

Cuando hablamos de compresión debemos diferenciar entre dos conceptos: traducción y localización.

Por un lado, tenemos la traducción literal de un idioma a otro. Y, por otro, la localización, que implica la necesidad de adaptar un producto o servicio a una ubicación geográfica específica, con sus correspondientes traducciones, aspectos legales o culturales, unidades de medida, formatos de fecha y hora, colores, moneda, etcétera.

Por ello, es fundamental buscar un enfoque local, sin perder de vista la visión global.  No podemos dirigirnos de la misma manera a un asiático que a un europeo, a un sueco que, a un americano, a un mexicano que a un japonés. No sólo hay que dirigirse al usuario en un idioma que sea capaz de comprender en términos lingüísticos, sino también desde el punto de vista cultural, y además conseguir que ese mensaje sea eficaz. A través de la localización, conseguiremos una óptima experiencia de usuario.

¿Cómo nos afecta la traducción en el diseño UX/UI?

El diseño UX tiene un impacto directo y muy notable. No sólo en lo que respecta a la comprensión de la web, sino que la traducción cambiará incluso la interfaz a la hora de diseñar, por lo que no es algo que deba tenerse en cuenta al final del proceso, sino desde el principio. Por ejemplo, las lenguas occidentales utilizan espacios para separar las palabras. Sin embargo, las lenguas de Asia Oriental, como el japonés, el chino y el coreano, no utilizan espacios para separar las palabras. En su lugar, se basan en los límites de las sílabas.

El mismo mensaje ocupa diferente espacio en distintos idiomas

Seguramente te habrás dado cuenta de que los manuales de instrucciones tienen un aspecto diferente en cada idioma. Esta diferencia en la cantidad de palabras y caracteres necesarios para transmitir el mismo mensaje puede modificar sustancialmente una interfaz. Algunos conceptos que son una sola palabra en español no tienen un nombre igual de corto en otros idiomas.

La dirección de la escritura afecta al diseño

Cuando trabajes en una interfaz de usuario que vaya a ser traducida, ten en cuenta los idiomas de derecha a izquierda. Por lo general, la mayor parte de la interfaz tiene que ser reflejada, porque la percepción de la información es en conjunto de derecha a izquierda.

Formatos estándar en diferentes países

«Estás conduciendo a una velocidad de 67 millas por hora». Esta información le diría muy poco a un conductor en Francia, al igual que «estás conduciendo a una velocidad de 100 kilómetros por hora» puede confundir a un conductor en Estados Unidos. Hay diferencias de formato en los diferentes países. Los datos más frecuentes son:

  1. Unidades de medida
  2. Formato de fechas
  3. Números
  4. Indicación de precios y divisas

Razones por las que la traducción es importante para el UX

La ley de la atracción

Obviamente, cuantos más idiomas hable tu sitio web, más usuarios atraerá. Y dependiendo de los idiomas que elijas, el aumento de visitantes puede llegar al 50% en muy poco tiempo. Y supongamos que consigues dar en el clavo con otros elementos del UX. En ese caso, tienes muchas posibilidades de aumentar la tasa de conversión de forma casi proporcional.

Optimización del SEO internacional

A lo largo de los últimos años, los algoritmos de clasificación de un sitio web han ido evolucionando, otorgándole una mayor importancia a la experiencia de usuario siendo éste un factor cada vez más presente a la hora de valorar una página. Por lo tanto, tener una buena experiencia de usuario nos ayudará en la clasificación en las SERPs, beneficiando al posicionamiento orgánico.

Un SEO internacional bien trabajado conseguirá una buena posición en los buscadores de otros países, atrayendo usuarios al sitio web, y un buen desarrollo UX conseguirá que el usuario tenga una buena experiencia, navegue con facilidad, encuentre la información que busca en su lengua materna y, por lo tanto, permanezca más tiempo en el sitio web, generando mayor oportunidad de conversión.

Ventaja competitiva de la experiencia de usuario

En ese sentido, el diseño UX proporciona una ventaja competitiva para las empresas; éste se basa en facilitar una interfaz sencilla, intuitiva y eficaz con el fin de que un visitante de tu producto o servicio navegue e interactúe de manera satisfactoria. Cuanto mejor sea su experiencia de usuario, más fácil será que el usuario acabe comprando. Por tanto, un óptimo diseño UX junto con una web correctamente traducida a los idiomas de tus clientes es claramente una ventaja competitiva.

Experiencia de usuario + Localización = éxito internacional

Las páginas web traducidas (o, mejor dicho, localizadas a varios idiomas) son entornos complejos, en los que cada mercado de destino presenta sus propias particularidades que condicionan el comportamiento del usuario. Así que cuidar la traducción del contenido es tan importante como prestar especial atención al UX/UI.

¿Quieres localizar tu web y explorar otros mercados? ¡Te ayudamos!

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments