AT LANGUAGEWORLD

La falta de calidad en las traducciones es inaceptable

Calidad en las traducciones

En líneas generales, suele subestimarse bastante la labor de la traducción y todo el proceso ligado a ella. En la traducción intervienen varias fases que se han de tener en cuenta para que el texto final se adecúe a las necesidades del cliente y, a su vez, surta el efecto perseguido en el usuario final. Bien es cierto que, en ocasiones, el texto resultante, no es el esperado. Así, cuando finalmente decides confiar tus contenidos (sitio web, campañas de marketing, archivos, aplicaciones) a una empresa de traducción o a un traductor freelance, uno de los aspectos que deben primar es la calidad, ya que una mala traducción puede repercutir de manera muy negativa en tu imagen de marca. Por este motivo, es tan importante delegar en una agencia de traducción de confianza, con una sólida experiencia y con sistemas que garanticen la calidad en las traducciones.

 

¿Qué se entiende por calidad en las traducciones?

Traducir no implica exclusivamente dominar dos idiomas, sino que para desempeñar esta tarea se debe considerar el contenido que se va a traducir, la finalidad del texto y el público al que nos dirigimos. Por tanto, los traductores, además de ser nativos, deben tener un mínimo de 5 años de experiencia y ser especialistas en la materia.

Con calidad en las traducciones nos referimos a la precisión del texto traducido, en el que se cuidan todos los aspectos descritos con anterioridad, además de otros como el formato. El resultado es un texto gramaticalmente correcto que respeta el tono y registro del original y es fiel al contenido y mensaje que se quiere transmitir.

De este modo, para asegurar la calidad en las traducciones, el traductor lee el texto original e interioriza las ideas y conceptos que expresa. A partir de ahí, pasa a un modo activo en el que no reproduce de forma literal lo que ha leído, sino que le da forma desde la perspectiva del lenguaje y la cultura de destino.

 

Aspectos para evaluar la calidad en las traducciones

Dependiendo del tipo de traducción, el grado de objetividad puede variar, aunque hay criterios que son comunes tanto para la traducción como para el proceso de trabajo y el servicio global. Por consiguiente, ¿cómo se evalúa una traducción?

Inteligibilidad

    • Lectura clara y fácil, con un texto natural
    • Ausencia de errores ortográficos, sintácticos y gramaticales
    • Precisión de la terminología para el ámbito de actuación

Fidelidad

      • La traducción transmite el mensaje del original con exactitud
      • No hay errores de traducción (falsos sentidos)

Otros factores

    • Cumplimiento de instrucciones o convenciones lingüísticas (ej. adaptación de moneda, números, fechas…)
    • Consistencia en el uso de la terminología
    • Errores de formato, diseño, etc.

 

Para asegurarnos de que la traducción es de calidad según estos criterios se realiza un riguroso proceso de control de calidad humano, respaldado por diferentes herramientas que permiten evidenciar posibles errores de traducción.

Si queremos tener garantías, se debe confiar en una empresa de traducción que cumpla con una serie de requisitos: experiencia, traductores nativos especializados, clientes en el sector  y que posea una certificación ISO 17100, que asegura el máximo estándar de calidad en las traducciones a nivel internacional.

 

Control de calidad en las traducciones

Una empresa de traducción profesional siempre contará con un programa de control de calidad o QA (Quality Assurance) para asegurar unos estándares de calidad. ¿Cómo efectuamos el QA en AT Language Solutions? ¡Te lo contamos a continuación!

¿Qué objetivo tiene el cliente?

Escuchar y entender al cliente es la base de una buena traducción. Por ejemplo, si se trata de un texto médico, debemos saber a quién va dirigido, ya que la redacción del texto final dependerá de si está enfocado a otros profesionales del sector o a pacientes. Además, debemos priorizar el uso de términos específicos, un formato de archivo concreto u otros criterios, si así lo ha establecido el cliente. En este caso, el control de QA es fundamental para garantizar que se hayan respetado estas instrucciones.

Revisión del contenido

Revisión completa de la traducción. Los textos deben entregarse sin errores y, además, respetar los requerimientos específicos del cliente. Para ello, se verifican y corrigen, si aplica, errores conceptuales, de localización, formato, consistencia terminológica, convenciones idiomáticas y se confirma que no haya quedado texto sin traducir o que los elementos no traducibles se hayan mantenido como en el origen (ej. cifras), todo ello con la intención de que el texto final sea fiel al original.

 

En AT Language Solutions garantizamos la calidad en las traducciones, ya que contamos con más de 23 años de experiencia, 8000 traductores nativos especializados (con más de 5 años de experiencia), distintos niveles de traducción según el grado de complejidad de los textos, y dos certificados de calidad: la ISO 17100, el sello más exigente a nivel internacional que avala la calidad de nuestras traducciones, y la ISO 9001, que asegura la gestión y el control continuo de la calidad en nuestros procesos internos.

Si quieres que la traducción de tus textos sea de calidad, ¡somos tu agencia de traducción! ¿Hablamos?